D-Generación

"Una generación extraviada en un mundo casi perdido, lejos de la Generación del 98, del 14, del 27, de mayo del 68, no somos otra cosa que una 'D-Generación'"

martes, agosto 23, 2005

Operación fracaso

Este verano he tenido mucho tiempo libre y le estado dando vueltas a una idea; quizás le podría interesar a algún productor de TV que, visto lo visto, últimamente aceptan cualquier cosa. Consistiría un concurso en el que lógicamente, al final hay un ganador; la mecánica es meter a un grupo de chicos y chicas en una casa y darles una formación algo diferente a la estándar. Nuevas asignaturas como Pasotismo, Manipulación, Escaqueo, Sisaneo, Garrulería, Inmadurez y Estupidez; los chavales básicamente no harán nada, se pasarán todo el día jugando a la Playstation, fumando porros, viendo la tele y aprendiendo a hablar como macarras de barrio. Nada de orden ni educación. Cada semana habrá una gala en la que un jurado determinará cuál ha sido el más responsable de todos y será expulsado de forma fulminante. No hay sitio para ellos.

Así durante unos meses, hasta que sólo quede uno. El ganador (o ganadora) recibirá unos cuantos miles de euros para gastar de forma irresponsable y un jugoso contrato como famoso/a. Los índices de audiencia, según mis cálculos, serán tremendos. Los concursantes se convertirán en ídolos a seguir de muchos jóvenes y eso generará aún más ingresos. A largo plazo se convertirán en fracasados, pero no importa, podrán buscarse la vida, y por supuesto siempre podrán culpar al mundo de sus problemas y ponerse la etiqueta de “incomprendidos”. Y a vivir como parasitos de todo el que les rodea.

Bromas aparte, por desgracia muchos jóvenes siguen estos patrones; en mi barrio veo unos cuantos, que con los calores del verano alargan las horas de estar en la calle y por consiguiente alargan las horas de dar por el culo a los vecinos, yo entre ellos. Siempre ha habido gente así, cierto (y yo hace años también era así, lo reconozco), pero lo que me sorprende es que ya no tienen ni catorce años. Fumando porros en el banco, gritando a pleno pulmón, riendo y haciendo gala de su estupidez, me da rabia y lástima a la vez. Cierto día, comentando la jugada con un amigo, al final llegaba a la conclusión de que es su vida y las consecuencias no tardarán en llegar. “Ya, pero es que esos chavales son nuestras pensiones”. No le falta razón. Toda una generación de putos Tatos constituyen el futuro del país. Ahora es cuando debería decir No Future.

Bueno, no seré tan derrotista; algunos crecerán y cambiaran; el problema será, entonces, los que no cambien y empeoren, que pasaran a ser, en el mejor de los casos, unos Baldomeros esto es, unos fracasados que van de victimas por la vida. En el peor de los casos tendremos pues delincuentes en potencia, preparados para hacer todo el daño que puedan a la sociedad, también victimistas y especialistas en culpar al mundo de sus problemas. Esas conductas ya estarán profundamente atrincheradas y resultaran muy difíciles de cambiar. Vamos, que harán más mal que bien.

Dejemos a un lado el fracaso y hablemos un poco del éxito; empecemos, cómo no, con el programa de televisión; y es que después de verlo un par de veces (he de hacerlo por motivos laborales) uno se pregunta que es el éxito; según la mecánica del programa, la fortuna y la gloria. Y es que los concursantes en apenas unas semanas se han convertido en dioses del Olimpo, y me da a mí que no sabrían distinguir el sonido de un clarinete al de un trombón. Todos muy guapetes, eso si, se nota que este año el perfil del triunfador ha cambiado. ¿Y yo que soy? Un triunfador o un fracasado? Pues me muevo en la línea que los separa; a veces triunfo y a veces no. Sin embargo cuando lo has intentado no hay fracaso, precisamente por haberlo intentado. Y así es la vida. Y que es triunfar en la vida. Pues algo tan simple y tan complicado como ser feliz. Ya, es un tópico y al mismo tiempo un concepto abstracto. Cada uno crea su versión. Pero lo que esta claro es que siempre es más fácil hacer las cosas mal que hacerlas bien, pasar de todo que luchar, ser mala persona que ser buena. Y solo con esto ultimo, ya se es un triunfador. Con lo penúltimo, un fracaso.

Aloja tus fotos gratis en jotapeges.com

4 Comments:

At 18:04, Anonymous Paula said...

Niño, si el triunfo está en intentarlo creo que no se puede juzgar tan a la ligera al chaval de litrona en banco.
Primero, porque una cervecilla al sol de la capital es de lo mejorcillo que se puede hacer en estas fechas (de hecho, debería ser el tema de una campaña del Ministerio... del de Sanidad)
En segundo lugar, porque creo que ninguno de nosotros es tan productivo. Pa que no parezca una crítica personal (que no es ni de lejos) te recordaré la situación por la que hemos pasao todos: Becaría (que no vicaría). ¿Acaso no hemos cubierto el trabajo (lo del café pasó a la historia) de, al menos, UN profesional? Sí, sí, y sin cotizar pa las pensiones.

Aparte de todo esto, aprovecho pa daros las gracias por seguir con esto adelante y os mando un abrazo enorme. Y besillos.

 
At 21:26, Blogger javier said...

No confundas terminos; una cosa es tomarse una cerveza en una terraza y otra el botellon; bueno, reconozco que con estos temas soy bastante radical, asi que sera dificil acercar posturas.

 
At 18:18, Blogger Negrev said...

buen articulo, don javier grasa:

te tengo ya en mi lista de 5 articulistas preferidos. (incluyendo viñetas del jueves)

un abrazo y a cuidarse

 
At 18:18, Blogger Negrev said...

buen articulo, don javier grasa:

te tengo ya en mi lista de 5 articulistas preferidos. (incluyendo viñetas del jueves)

un abrazo y a cuidarse

 

Publicar un comentario

<< Home