D-Generación

"Una generación extraviada en un mundo casi perdido, lejos de la Generación del 98, del 14, del 27, de mayo del 68, no somos otra cosa que una 'D-Generación'"

viernes, enero 13, 2006

En un mundo o en otro



Hace ya algunos meses diserté en esta bitácora, desde la humildad de mi desconocimiento, acerca de algunos aspectos básicos de la teoría del caos. En aquella ocasión aludía a la tan recurrida fábula del aleteo de la mariposa, la cual puede originar un huracán en cualquier otra parte del mundo. La teoría y la fábula sirven para explicar cómo puede variar el devenir de los acontecimientos en función de la toma de decisiones de un sujeto, de un conjunto de sujetos o de la humanidad en masa. Independientemente de los factores fijos, lo que condiciona la vida son los factores variables, es decir, el aleteo y no la mariposa ni el tamaño de ésta.

En la actualidad, a pesar de las reticencias de algunos gobiernos como el estadounidense, es un hecho que el cambio climático existe y más que probable que la teoría del caos actúe también sobre él. Resulta francamente increíble que, independientemente de que se conozca y respalde la citada teoría, el ser humano y sus gobernantes sean incapaces de actuar para atajar las consecuencias del innegable cambio climático.

Los expertos nos dicen constantemente que es algo factual y los responsables de que el fenómeno ya esté en marcha no mueven un dedo. Todo el mundo habla del protocolo de Kioto como un modelo a alcanzar, pero se trata de un mínimo irrisorio --algunos estados ni siquiera están dispuestos a cumplir con él--. En una conferencia del jefe del Servicio de Variabilidad y Predicción del Clima del Instituto Nacional de Meteorología, Luis Balairón, celebrada esta semana en Madrid, se explicó con un claridad extrema que, con el ritmo actual de emisiones, Kioto sería un avance, pero un avance minúsculo, y sería imposible evitar algo que, según el experto, es muy probable: en 2100 se producirá un aumento medio de 6 grados en las temperaturas y un ascenso de 90 centímetros en el nivel del mar.

En la opinión de Balairón, el calentamiento global "no es un cambio premeditado, sino el resultado de un experimento involuntario que ha alterado la composición natural de la atmósfera en lo que se refiere a los gases de efecto de invernadero como consecuencia indeseada del desarrollo industrial, de los hábitos de transporte, del estilo de vida urbano de gran parte de la humanidad y del crecimiento de la población mundial".

Y parece saber de lo que habla. Pero ese "experimento involuntario" tiene unos responsables, que deben tratar ahora de invertir o al menos frenar los niveles actuales de concentración de dióxido de carbono, que no se han dado "muy probablemente en los últimos 2 millones de años".

Según explicó el experto, el cambio climático se debe a que "la actividad humana impide que salga la energía de la tierra que quiere salir al espacio", a través de la concentración de las distintas emisiones (especialmente las de dióxido de carbono) en la atmósfera. "Es una adaptación del sistema al nuevo balance y no puede no adaptarse", aseguró. Algo tan sencillo --y tan ruinoso para algunas industrias enriquecidas a costa del medio ambiente-- como modificar los motores que emiten ese dióxido para que emitan vapor de agua, cambiaría la situación radicalmente.

De una manera o de otra, la tierra seguirá su curso hacia un final interglaciar (el clima terrestre tiende a la glaciación y sólo excepcionalmente, como ahora, cuenta con temperaturas soportables). La cuestión es si ese final llegará antes o después. Luis Balairón lo deja muy claro: "Dependiendo de lo que hagamos ahora con las emisiones, podemos acabar a final de siglo en un mundo o en otro".

2 Comments:

At 21:47, Blogger javier said...

Un articulo muy interesante sobre el tema. De ahi la importancia que tienen las energias renovables (la solar termica y fotovoltaica) para intentar frenar las emisiones masivas de CO2 a la atmosfera. Por desgracia es dificil pues son tantos los intereses economicos que aquellos que tienen el poder de cambiar no quieren. Y con ello estamos condenados.

Un saludo

 
At 16:50, Blogger rojoredrouge said...

Qué preclaro, aitor. Efectivamente la alerta ecológica no es para considerarla menor, como hacen los políticos. Pero es que resulta dificil poner a hablar a nuestros juristas - políticos y representantes - de temas relacionados con la ecología. Les deben resultar ininteresantes al lado de la violencia que mata a personas ahora como en Israel y Palestina. Como en Iraq o Sudán.

La izquierda, como decía Sartori tendía, que ocuparse de esos temas para ganar electorado. No sé si se llevaría muchos. Recordemos que IU, a parte de izquierda, es verde. O sea, que el POSE, con un discurso anticapitalista extremo, como es el de los verdes en España - no tanto en Alemania - podría ganar algún diputado. Sin embargo, el anticapitalismo a adoptar le costaría muchos electores de centro-izquierda.

La pregunta es ¿ Hay posibilidad de hacer socialdemocracia verde sin ser anticapitalista ? Ojo, no somos alemanes ni en España, ni en Francia, ni en el Reino Unido... somos post-industriales.

Ánimo.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home