D-Generación

"Una generación extraviada en un mundo casi perdido, lejos de la Generación del 98, del 14, del 27, de mayo del 68, no somos otra cosa que una 'D-Generación'"

martes, mayo 23, 2006

El maravilloso mundo del trabajo


No tengo demasiada experiencia laboral pese a cumplir en unos meses los 27; comencé a trabajar a los 22 años, como suplente encargado de una piscina (en realidad por esa piscina pasamos todos), luego repartidor (en pleno verano, una experiencia digamos achicharrante), profesor de mates y traductor. Por supuesto sin contrato ni nada.

Unas perrillas que iban directas a la barra de algún garito y al bolsillo de otros; después me llegó el primer trabajo serio. Nervios en la entrevista, traje, un currículo en la mano y un empleo de mierda a turnos. Malos rollos con la gente, una empresa que pasaba de nosotros (por algo se inventaron las subcontratas). ¿El trabajo? Nada que ver con lo que estudio.

No duré demasiado allí; tras unos meses de inactividad llegó el segundo empleo. Becario en una empresa de juguetes. Recepcionista nada más y nada menos. Nada que ver con lo que estudio. No era un mal trabajo, y tenía ciertas ventajas (por ejemplo, la directora de marketing, que estaba requetebuena y su mesa a escasos metros de la mía).

Sin embargo atender llamadas y llevar cosas de logística tampoco es lo mío, y no tardé demasiado en averiguarlo. Cuando dejé de ser necesario (al finalizar la campaña de navidad) mi contrato terminó. De vuelta al paro, con más experiencia eso sí. Unos meses después comenzaría la búsqueda de un nuevo empleo (el trabajo de buscar trabajo lo llaman).

No me costó encontrarlo, gracias a infojobs. Otra entrevista de trabajo fugaz (vamos, que no se notaba que tenían prisa en contratar a alguien). Oh no, otra vez a turnos. Pero lo realmente curioso es que estaba a poca distancia de mis dos curros anteriores. Puto autobús 224, otra vez en él. Unos meses hasta que tenga coche. Ya lo tengo. Sí, ahora tengo más tiempo para mí y soy más pobre. Todo tiene un precio.

Me quedan unos 40 años de trabajo, y la verdad me jubilaba hoy mismo. Me pasaría la vida viajando, viendo mundo, viviendo aventuras. Un sueño imposible. Para mí claro, porque algunos viven así. Esos que están forrados. Los mortales tendremos que seguir ganándonos el pan. La generación milenaria.

Lo que más me jode es tener que aprender un montón de cosas que nunca usaré; lo cual me invita a pensar que me equivoqué de carrera. Demasiado tarde quizás.
¿Cuál es mi futuro? Pues no tengo ni idea. Ahora debo dejarte, que llego 26 horas tarde al curro.

P.D. Los Simpson forever

1 Comments:

At 00:13, Blogger Negrev said...

Amigo
Mio
Solo
Te
Explotan
Libremente

En fin, que eso, que la amistad sale de dentro (otro "milenario")

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home