D-Generación

"Una generación extraviada en un mundo casi perdido, lejos de la Generación del 98, del 14, del 27, de mayo del 68, no somos otra cosa que una 'D-Generación'"

viernes, abril 15, 2005

"Maketos" y paletos

Es difícil vislumbrar lo que ocurrirá el próximo domingo en Euskadi en unas elecciones marcadas por el frentismo y la propaganda radical. Según los sondeos, el PNV volverá a ganar (veremos si con mayoría absoluta), el PSE superará al PP, el PCTV-EHAK obtendrá 4 escaños y Esker Batua será la llave de la Lehendakaritza.

Sin embargo, por todos es conocido que las encuestas no siempre aciertan y el PSOE tiene experiencia en vuelcos electorales. Con todos estos atenuantes, los comicios vascos se plantean emocionantes e imprevisibles.

Lamentablemente, el clima en el que se desarrollan no es el más propicio. El catetismo de los nacionalismos (vasco y español) ha tensado demasiado la cuerda y no sería de extrañar que se rompiera por alguno de los lados, atizando en las caras de Ibarretxe y San Gil.

En medio de todo, se ha ubicado un ambicioso Patxi López que espera su oportunidad de ser Lehendakari a cierta distancia, a costa de presentarse como la opción moderada y aprovecharse del tirón de pertenecer al partido del gobierno central. Un tipo listo.

El oportunismo de los socialistas vascos es un arma de doble filo ya que la estrategia puede salirles francamente bien, si bien es cierto que, de ser percibida como un exceso de neutralidad, podría resultar contraproducente.

De lo que no cabe duda es que el nacionalismo es una tendencia política trasnochada y discriminatoria hacia el no nacionalista. Para los herederos de Sabino Arana, populares y socialistas -tradicionalmente, lo eran estos últimos- son "maketos", extranjeros "despreciables" que quieren hacerse con el control del País Vasco. Para los nacionalistas españoles, encabezados por María San Gil, una de las políticas más radicales que hoy tiene el PP, socialistas y nacionalistas quieren la independencia.

Es lo malo de tachar a los rivales de "maketos" o "antiespañoles", que convierte al que prejuzga en un auténtico paleto. En pleno siglo XXI, hay una cosa clara: el nacionalismo, sea del color que sea, es una ideología caduca, sin futuro, en un mundo cada vez más globalizado (e injusto, todo sea dicho).

Toda idea que respete es respetable, especialmente si extrapola sus credos más allá de tópicos y prejuicios como los de "maketos" o paletos.

2 Comments:

At 15:01, Blogger rojoredrouge said...

Es curioso, uno comienza hablando de Euskadi y acaba jodiendo entre la vigilia y el sueño. Señores, lo que nos hace falta es estar más despiertos, más atentos, el peligro ( y no la verdad) está ahí fuera.

 
At 20:23, Anonymous Anónimo said...

?????????
Un poquito mas de objetividad no estaria de mas...

 

Publicar un comentario

<< Home