D-Generación

"Una generación extraviada en un mundo casi perdido, lejos de la Generación del 98, del 14, del 27, de mayo del 68, no somos otra cosa que una 'D-Generación'"

martes, junio 14, 2005

Más allá del infinito

Ahora que disfrutamos de cielos despejados y noches calurosas merece la pena dedicar unos minutos a contemplar la grandiosidad del universo manifiesta en un negro manto cubierto de diminutos puntos luminosos. Nuestra imagen retiniana es sumamente pequeña, de apenas unos milímetros, pero el tamaño de estos astros es casi inconmensurable. Lo curioso es que estas estrellas probablemente lleven muertas millones de años y sin embargo su luz nos sigue llegando, lo cual nos da una idea de lo lejanas que están, incluso para los fotones. Así es el Universo, tan grande que cuesta hacerse una idea de su tamaño. Tan viejo que nuestras vidas a su lado se reducen a meros destellos en la penumbra.

Sin embargo, por muy grande que sea, el Universo debe ser finito; y ahí esta el problema. ¿Dónde empieza y donde acaba? ¿Que forma tiene? Lo único que sabemos es que se está expandiendo a una velocidad de 600 km/s y que se está enfriando. Diversas teorías cosmologicas intentan responder a la segunda pregunta. La hipótesis de una geometría toroidal (un donut) es una de las más aceptadas. Sólo es una idea. La frontera estaría formada por un cinturón de agujeros negros que devoran con avidez cientos de estrellas. El límite se ha calculado, basándose en medidas efectuadas con radiotelescopios, en unos 12400 millones de años-luz, algo así como 117.313.920.000.000.000.000.000 km. La edad por otra parte es aproximadamente de 15 eones (quince mil millones de años). En teoría el final del universo llegará cuando el electrón deje de ser estable y se desintegre en un foton y un neutrino, lo cual sucederá dentro de 6 billones de años. Estos números asustan.

La otra gran incógnita es si realmente existen otras formas de vida mas allá de nuestro Sistema Solar; la pregunta ya se ha contestado en docenas de películas y libros, desde el mítico ET hasta los malvados marcianos de La Guerra de los Mundos. Pero mejor dejemos la ciencia ficción y ciñámonos a la verdadera ciencia, que de momento no ha sido capaz de hallar una respuesta. No podemos demostrar que existe vida extraterrestre pero tampoco puede demostrar nadie que no exista. Así que de momento solo podemos creer o no creer. I want to believe, rezaba Mulder. ¿Tú que crees?

Miles de millones de galaxias, cada una con millones de constelaciones, cada una con millones de sistemas solares y cada uno con unos cuantos planetas. Algo debería haber, pienso yo. Pero de momento nothing de nothing. A escala espacio-temporal hablamos de encontrar una aguja en un pajar inmenso. Una aguja que quizás no este, o estuvo, o estará. Por suerte tenemos unos mensajeros, llamados cometas, que transportan información muy útil al respecto. Viajeros incansables que raramente tenemos ocasión de contemplar. Estrellas, satélites, planetas, agujeros negros, estrellas de neutrones, cometas, meteoritos, etc etc. Solo unos pocos privilegiados han podido contemplar nuestro Planeta Azul desde la ingravidez. Algo que podría cambiar con el tiempo, una nueva forma de turismo.

La exploración espacial es una empresa apasionante, pero tan sumamente costosa que se torna muy lenta. Probablemente pasarán siglos hasta que podamos ver naves a lo Star Trek. Como me jode no poder vivir para verlo. En fin, así es nuestra vida; preciosa para nosotros y para las personas que nos quieren, insignificante dentro de este orden (¿o debería decir desorden?) tan grande. Pero es la propia vida el fenómeno más importante que conocemos; estamos aquí y podemos preguntarnos por qué estamos aquí. El para qué es algo que cada uno debe trata de resolver.

En el Universo están muchas respuestas a las preguntas que aquí somos incapaces de encontrar; la antimateria, el boson de Higgs, los agujeros de gusano, la fusión nuclear, la colapsacion gravitacional, el nacimiento y muerte de una estrella..... Nosotros, de momento, rumbo a Marte, misión programada para el año 2020. De momento sólo podemos mirar y poco más. Es posible, al mismo tiempo, que alguien nos esté mirando. Podría ser Dios, podría no haber nada. Bueno, yo voy a mirar un rato al cielo y a escuchar al maestro Bill Evans. Un poco de jazz para rematar un duro lunes, que la semana será larga. Para mi, por supuesto. Para el Universo no.

5 Comments:

At 17:48, Anonymous Anónimo said...

buen articulo.
joe

 
At 18:08, Blogger Negrev said...

Me encantan los articulos sobre ciencia escritos con sencillez. de pequeño quería ser astronauta, como tantos y tantos. ahora lo máximo que consigo es vivir en las nubes a todas horas.

un placer leerte de nuevo, javi

 
At 18:46, Blogger Aitor Ordax said...

Me quito el sombrero, Javi. deberías replanterate tu futuro y dedicarte a escribir sobre eso que tanto te gusta: la ciencia.

Gracias por ilustrarnos.

 
At 20:56, Blogger javier said...

Gracias a vosotros amigos. Da gusto tener lectrores como vosotros.

Un abrazo

 
At 23:50, Blogger Javier Luna said...

"La mayor parte de las ideas fundamentales de la ciencia son esencialmente sencillas, y por regla general pueden ser expresadas en un lenguaje comprensible para todos". Albert Einstein

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home