D-Generación

"Una generación extraviada en un mundo casi perdido, lejos de la Generación del 98, del 14, del 27, de mayo del 68, no somos otra cosa que una 'D-Generación'"

jueves, mayo 05, 2005

Desmontando el sistema

Cuando dicen que la democracia es mejor sistema de los posibles se me revuelve el estómago. Afirmar eso es legitimar el inmovilismo de un sistema basado en la desigualdad y en la mezquindad como medio para enriquecerse.

Decir que es el mejor de los posibles implica, además, que no ha posibilidad de encontrar un sistema mejor y más humano, tal y como proponen los movimientos por otra globalización.

Pero lo cierto es que este sistema no es el mejor de los posibles y esto se ve en una cuestión mínima, como suele pasar siempre. Esta cuestión es que el sistema capitalista de libre mercado, que impera en el mundo, trata a ser humano no como personas sino como consumidores.

Esto es como decir, tanto consumes tanto vales. Aunque parece una estupidez no lo es, ya que la clasificación entre consumidores y no consumidores marca la situación de las masas de población que viven en la marginación y la pobreza. No ser consumidor es no ser válido para el sistema y, por tanto, prescindible.

Saramago lo dijo una vez en el programa Negro sobre Blanco: “Hay cuatro mil millones de personas que no existen por el mero hecho de no tener tarjeta de crédito” y añadió que dentro de no mucho se nos identificará a través de estas tarjetas y no del DNI.

No os dejéis engañar por las explicaciones del sistema para autolegitimarse, ya que no por repetidas pasan a ser válidas. Y con esto no quiero decir que debemos legitimar los movimientos alternativos de lucha contra el sistema capitalista global, pero si mantener los ojos puestos en ellos, porque más allá de la exaltación empiezan a proponer alternativas interesantes que debemos tener en cuenta.

4 Comments:

At 21:18, Blogger Maria Sarmiento said...

Bravo, sin mas, completamente de acuerdo. De todas formas, ya hay alternativas razonables y que se han puesto en práctica como la renta básica que pueden empezar a implantarse, sin cargarse todo de golpe.

Buena reflexión

 
At 01:42, Anonymous juan said...

a mi me pasa igual. simplemente creo que la democracia es el mejor entre los peores, pero que es dificil decidir cuales son las alternativas que lo mejoren.

muy buen post.

 
At 07:53, Blogger Aitor Ordax said...

Es verdad que existen varias alternativas y que la democracia sustentada en el neoliberalismo es un sistema caduco y en crisis. Completamente de acuerdo. Pero, ¿realmente existe una propuesta suficientemente sólida como para desmontar todo un entramado de injusticias? Y lo que es peor, ¿estamos preparados para una revolución (no os asusteis, me refiero a un cambio radical del statu quo?

 
At 12:45, Blogger rojoredrouge said...

Interesante resquemor el de A. Ordax. Yo también me lo planteo: ¿Estamos preparados para el advenimiento de un acto revolucionario y salvífico que imponga un régimen en el que el ser humano se identifique consigo mismo como lo hacía antes de que existiera la propiedad privada?
Semejante salvación o revolución supondría la muerte de millones de personas, entre otras las que quisieran no seguir identificándose con su especie. Yo a esos no les deseo la muerte, no está bien querer que la gente se muera por muy salvífica que sea la revolución. Pero sí creo que la gestión política de las ciudades y los países tendría que emerger de la ciudadanía. Aunque la realidad es que el ciudadano tiene cada vez menos espacio y tiempo para poder inspirar las acciones de sus polítcos. Yo votaría a quienes nos hicieran más participes de las instituciones, la pena es que no hay existe tal partido...

 

Publicar un comentario

<< Home