D-Generación

"Una generación extraviada en un mundo casi perdido, lejos de la Generación del 98, del 14, del 27, de mayo del 68, no somos otra cosa que una 'D-Generación'"

martes, febrero 28, 2006

La guerra de los números

Es prácticamente imposible saber el número exacto de personas que se congregan en una manifestación. No es algo nuevo; en física por definición es imposible saber el valor exacto de una magnitud, siempre hay que acompañarla del error. Para que podamos dar por bueno el cálculo de esa magnitud dicho error no debe exceder del 10-15 % del valor calculado. Un error mayor nos indica que hemos hecho mal los cálculos, que el aparato que hemos usado para medir es una castaña, o que el modelo con el que trabajamos no es válido. Por ello existen toda una serie de métodos para tratar de minimizar ese error, pues como he comentado antes, sólo podemos hablar de soluciones aproximadas y en poquísimos casos está en nuestra mano calcular la solución real.

El problema que tratamos aquí es complejo por varios motivos; el primero, que la cantidad de personas, llamémosla p(r,t) no es constante ni en el tiempo ni en el espacio (a la manifestación se le suma gente y también se le resta); el segundo, que habría que distinguir entre los transeúntes que pasan por las zonas de recorrido de la manifestación y los propios manifestantes. Y el tercero que esa masa anónima de personas que se deslizan por las calles está formada por individuos distinguibles, con distinta masa, estatura, color de pelo, etc. Para solventar estos problemas hay que hacer aproximaciones; suponer a todos los individuos idénticos, con un pequeño error, delimitar bien las zonas de la manifestación y definir una hora de máximo aforo (suele ser cuando llega al punto de destino, se lee el comunicado y después la muchedumbre se dispersa).

Estas ideas no son para nada nuevas; las autoridades poseen programas informáticos que tienen en cuenta estas premisas y que analizan las fotos y vídeos recogidos por helicópteros para luego calcular una cantidad. El resultado parece ser, por tanto, una solución aproximada al problema. Sin embargo estas cifras siempre son ignoradas y acusadas de manipulación. No hace falta retroceder en el tiempo para encontrar un ejemplo. En la pasada manifestación convocada por la AVT, éstos últimos anunciaron que la manifestación había sido un éxito tremendo con una asistencia de más de un millón de personas. Las autoridades sin embargo hablaban de poco más de cien mil; un error del MIL POR CIENTO. Interesante (ello implicaría una ocupación de 25 personas por metro cuadrado). Si yo en un examen calculo una solución con ese error posiblemente me echarían de la facultad.

¿En qué se habrán basado estos respetables señores para anunciar tan tremenda asistencia? Bueno, es lógico que los convocantes siempre hablen de éxito, porque al final la masa es la masa, y cuantos más, mejor. Sucedió igual con la manifestación anti-homosexuales, con la manifestación queremos-religión-y-al-que-no-le-guste-que-se-joda y con la manifestación contra la guerra de Irak; en realidad a mi me la sopla el motivo, que sea de izquierdas o de derechas, pero sí me interesa que las cifras sean lo más exactas posibles. Algo difícil desde luego, pues el interés está por encima de los números (lo cual provoca la guerra de números); además en estos casos siempre se tiende a creer la cifra mayor. Lo siento, pero en este caso tengo que confiar más en una cifra calculada con variables que en otra calculada gracias al trabajo de algunos que, móvil en mano, se colocan estratégicamente en distintos puntos móvil en mano. Oyes cuantos van por ahí? Diría que unos cien mil. Así pues, para la próxima vez, diez millones de personas estaban en las calles, no importa que protesten contra ETA, la OPA o la extinción de los urogallos salvajes de Canadá. Todos estábamos allí. Y tú también.

2 Comments:

At 22:51, Blogger Negrev said...

está claro que se engorda o adelgaza el numero de manifestantes en funcion de unos intereses.

hay una pagina interesante, http://manifestometro.blogspot.com/ que con fotos y cifras nos dan un numero aproximado. a falta de otros lugares en que hagan otras cuentas con datos precisos que pudieran ir contra estos calculos, me parece claro que millon y medio no habia.

pero vamos, que tampoco es importante. ya exprese mi opinion al respecto aqui
http://dgeneracion.blogspot.com/2005/06/nos-vamos-de-manifa.html


un saludo amigos

 
At 12:36, Blogger rojoredrouge said...

Oye javi, me ha gustado mucho esta reflexión. Posteo ahora, aunque lo leí el lunes.

Mi compi, que también estudia piso me ha facilitado comprender hasta qué punto tienes razón.

Encuestas con márgenes de error del cincuenta por ciento, medios de comunicación que se hacen eco de las mismas. Pura Patraña,

Me acuerdo de Wigtenstein que decía: "la representación de la realidad no es la realidad pero forma parta de ella". Difícil por complejam la reflexión del hombre que viajó hasta los confines del lenguaje con su filosofía analítica.

Este es el embrogglio de la comunicación. De cualquier tema.

 

Publicar un comentario

<< Home