D-Generación

"Una generación extraviada en un mundo casi perdido, lejos de la Generación del 98, del 14, del 27, de mayo del 68, no somos otra cosa que una 'D-Generación'"

martes, febrero 21, 2006

Los otros mundos felices


En este mundo que nos hemos creado el dinero es un dios y comprar es el ritual de la religión, el sacramento por excelencia. Como sacerdotes tenemos un ejército de vendedores que nos emplazan a gastar, a consumir y a buscar la felicidad con una chaqueta nueva, un mp3 o un puto refresco. Pero sólo hacen su trabajo; para recordarnos constantemente que necesitamos esa felicidad y la podemos comprar ya están los anuncios, la publicidad, creadores de mundos felices donde todo es perfecto siempre que, claro está, adquiramos ese producto.

El bombardeo es constante y continuo; de hecho se calcula que un niño al llegar a los diez años ya habrá visto más de quinientos mil anuncios publicitarios sólo en la tele. Ahí es nada. ¿Cuántos habré visto yo?. Revistas, vallas publicitarias, spots en la radio, en el cine, millones seguramente. Algunos son originales, otros parecen completamente estúpidos; pero no se engañen. Está todo estudiado y calculado hasta el más mínimo detalle; el público al que está destinado, los planos de la cámara, iluminación, etc etc. ¿Sabían que por ejemplo, en los anuncios de cerveza, está prohibido por ley que salgan consumiéndola? Es decir, el acto de levantar el vaso o botellín e ingerir el líquido? Fíjense la próxima vez que vean uno (será en poco tiempo). O que el anuncio del semirretrasado Melendi es una propaganda indirecta del hachís (fumada bestial-bajón de azúcar-chocolate…….¡Toke!)

Es que ayer en el curso de monitor de ocio que estoy haciendo nos pusieron un vídeo sobre el mundo de la publicidad y me dejaron a cuadros. Está claro que es un engaño, pero no sabía que lo llevaban al límite: en los anuncios de chocolate a la taza hacen el chocolate con una mezcla de grasa y otros productos cuyo nombre no recuerdo. Al final ese apetitoso dulce humeante y cremoso que descansa en una taza es un veneno. Todo vale por supuesto. El hielo que sale en los anuncios de refrescos es en realidad cristal troceado; los anuncios de juguetes ahora van dirigidos a los padres (escuchen la música de fondo); ¿qué es la publicidad sino el arte de la mentira? Claro, técnicamente no es engaño (te diría un publicista).

Si el bombardeo es constante los efectos también son constantes; nadie puede escapar a ellos. Niños, jóvenes, adultos y ancianos, todo tenemos nuestra campaña preparada, nuestro mundo feliz nos está esperando. Eso sí, saquen la cartera por favor. Que esto no es gratis.

1 Comments:

At 15:50, Blogger Javier Luna said...

Anunciarse o morir, ese el lema de las empresas y gobiernos. Si no sales en los medios no existes. De ahí, el famoso que hablen de tí aunque sea mal.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home