D-Generación

"Una generación extraviada en un mundo casi perdido, lejos de la Generación del 98, del 14, del 27, de mayo del 68, no somos otra cosa que una 'D-Generación'"

viernes, febrero 17, 2006

La inminencia de un armisticio (I)

Hay un asunto que me tiene francamente intrigado, como ya quedó claro en un artículo publicado en este mismo espacio, hace algunas semanas, tras una entrevista al presidente del Gobierno español (ver "La violencia debe pasar y pasará").

Se trata del fin de la violencia en Euskadi y el Estado español. En aquella entrevista a José Luis Rodríguez Zapatero del 26 de enero, se atisbaba lo que el propio presidente reiteraría dos semanas después tras el Consejo de Ministros del 10 de febrero:

"Estamos en unas circunstancias que me permiten tener la convicción de que puede empezar el principio del fin de muchos años de violencia".

Desde luego, esa frase es tan alentadora como rebuscada y hay que entender, viniendo del jefe del Gobierno, que no se trata de castillos en el aire sino que algo se está moviendo entre el Partido Socialista y la izquierda abertzale.

Pero lo que verdaderamente me ha causado sorpresa (y grata, aunque recelosa) ha sido la portada del diario La Vanguardia de ayer que titula nada menos que de la siguiente manera:

"El entorno abertzale espera ya el anuncio de alto el fuego"

En las páginas interiores, una noticia de Cristina Sen explica este titular tan rotundo:

"La decisión de ETA de abandonar las armas está tomada y se está a la espera de que la organización terrorista pueda anunciar el fin de la violencia que dé pie a la apertura formal de un proceso de paz. Los actores cercanos al proceso así lo analizan y creen que el anuncio, que debe dar garantías, puede ser más pronto que tarde (...)"

De ser cierta esta noticia, que debe ser contemplada con prudencia por la complejidad del posible proceso, impacta e ilusiona a cualquiera (o casi a cualquiera).

A pesar de que los atentados (sin víctimas mortales desde hace más de dos años) no han cesado, desde hace algunos meses se han producido movimientos en Euskadi que posibilitan una posible negociación del abandono de las armas por parte de ETA.

El próximo 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, se publicará un manifiesto a favor del proceso de paz firmado por parlamentarias de todos los partidos vascos a excepción de uno (¿Alguien adivina cuál?) y los sindicatos UGT (de inspiración socialista) y LAB (de inspiración abertzale) trabajan también en un texto de elaboración conjunta favorable al proceso de paz.

Por si fuera poco, el portavoz de la ilegalizada Batasuna, Arnaldo Otegi, aseguró el pasado miércoles que el proceso de paz es "mucho más" que una tregua, aunque coincidió con Rodríguez Zapatero en que será "difícil, duro y largo".

Con estos mimbres, y otros de los que hablaremos otro día, la inminencia de un armisticio --siempre con cautelas-- parece inevitable, antes o después, por mucho que le pese al Partido Popular más radical y reaccionario de los últimos tiempos.

1 Comments:

At 23:59, Blogger rojoredrouge said...

Sí que resulta esperanzador que se hable de "Paz" en el País Vasco, sí. Dirige, o eso parece, el diálogo el partido que perpetró años de "Guerra suicia". Las generaciones políticas han aprendido en España.

La oposición tendrá que aprender. Si es así, se reformará. Tienen capital humano para ello, Gallardón y Piqué, entre mis "favoritos". Hay muchos más en la sobra que aparecerán en cuanto se erosione del todo lo que queda de roca aznariana en el PP.

Un golpe maestro en esa erosión podría ser que la "Paz" suba al estrado euskaldún. Así, otra generación de políticos del Partido Popular tendrá la oportunidad de jugar a esto de la democracia. Si lo hace mejor que la que encabeza Rajoy, no es difícil, hará de Bambi, primero, y luego, es seguro, llegará al poder. Erosión y renovación son dos procesos permanentes de la vida política, democrática.

Conviene no olvidarlo.

Un saludo. Muy buen artículo Aitor.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home